¿Los lacteos son buenos para la acidez?

¿Los lacteos son buenos para la acidez?

Los lácteos para la acidez son buenos algunas veces y para algunas personas, pero también son malos dependiendo del uso y de la persona. Sigue leyendo para conocer la respuesta correcta.

Beber un vaso de leche se pensaba que ayudaba a aliviar el malestar de la acidez, pero una investigación reciente en los EE.UU. sugiere que puede empeorar el problema haciendo que el estómago produzca más ácido.

Saber más: Dieta para la acidez y agruras

¿La leche ayuda a la acidez estomacal temporalmente?

Sí. La leche puede cubrir el esófago y el estómago para proporcionar alivio temporal de agruras o acidez estomacal. Su barrera contra el ácido es calmante pero temporal.

¿La leche ayuda a la acidez estomacal a largo plazo?

No. La leche puede empeorar la acidez. Vamos a averiguar por qué ...

1. Los alimentos grasos pueden relajar el LES permitiendo que el ácido debilite la LES en el esófago. El nivel de grasa en la leche es suficiente para provocar este debilitamiento del LES.

2. La presión sobre el LES puede hacer que su cierre se debilite y el ácido del estómago cause reflujo.

Beber un vaso de leche aumenta el volumen de alimento en el estómago, lo que hace que esta posibilidad sea más probable, especialmente después de comidas más grandes.

3. Para aquellos que son intolerantes a la lactosa, la leche y otros productos lácteos pueden causar hinchazón. La presión de la hinchazón puede causar presión en el LES.

4. La leche aumenta la producción de ácido estomacal. Se necesita ácido adicional para descomponer la grasa, el calcio y la proteína en la leche. Este aumento en el ácido del estómago puede empeorar la acidez estomacal.

Saber más: Remedios para la acidez estomacal

Todos los productos lácteos pueden aliviar los síntomas de acidez a corto plazo.

Los productos lácteos cultivados como el suero de leche, yogur y kéfir pueden ayudar a reducir los síntomas de reflujo ácido al aumentar las buenas bacterias en el tracto digestivo, pero no deben tomarse cuando la acidez es inminente.

Los probióticos en productos lácteos cultivados mejoran la función del tracto digestivo reduciendo así la posibilidad de reflujo ácido.